Son microscópicos, pero impactan a gran escala

El proceso por el que los microbios pueden asimilar el nitrógeno gaseoso de la atmósfera se llama Fijación biológica de nitrógeno y es una versión natural de la producción industrial de fertilizantes. Los microbios que realizan este proceso se pueden ver como pequeñas fábricas de fertilizantes nitrogenados. Algunas de estas bacterias fijadoras de nitrógeno viven en estrecha relación con las plantas y pueden proporcionarles nitrógeno haciendo que estas dependan menos del nitrógeno del suelo o de los fertilizantes químicos con nitrógeno. Las bacterias más conocidas que tienen esta capacidad se asocian a plantas leguminosas y se llaman “rizobios”.

El fósforo es un nutriente que puede ser abundante en el suelo pero que no es fácilmente disponible para las plantas porque se encuentra en formas insolubles que no se pueden utilizar. Existen microorganismos llamados “solubilizadores de fosfatos” que tienen la habilidad de producir sustancias ácidas que liberan el fósforo de los minerales del suelo y así este nutriente ya puede ser absorbido por las plantas. Los microorganismos más conocidos que tienen esta capacidad son hongos llamados “micorrizas” pero también hay bacterias que viven asociadas a las plantas que pueden solubilizar fosfatos.

El hierro es otro nutriente que también suele encontrarse en formas insolubles y no disponibles para los vegetales en el suelo. Algunos microorganismos producen y liberan unas sustancias llamadas “sideróforos” que unen muy fuertemente al hierro, luego estos complejos sideróforo – hierro son absorbidos por las raíces de las plantas.

Otra forma en la que los microorganismos pueden favorecer el crecimiento de las plantas es mediante la producción de hormonas vegetales, como las auxinas. Estas sustancias promueven el crecimiento de las raíces de las plantas, lo que permite que puedan absorber más agua y nutrientes del suelo.

Cuando las plantas sufren algún tipo de estrés liberan una hormona llamada etileno, hay algunos microorganismos que producen sustancias capaces de disminuir la producción de etileno en las plantas, lo que disminuye el estrés y por lo tanto mejora el crecimiento. Este es otro mecanismo mediante el cual las bacterias promueven el crecimiento vegetal.

Extraído del Manual Teórico – práctico: Los Biofertilizantes y su uso en la Agricultura. SAGARPA – COFUPRO – UNAM. México, D.F. 2013.

24
Sep
Rancho Uha
-
San Luis de la Paz, Gto.

24
Sep
Col. El Retoño,CDMéx

24
Sep
Amatlán de Quetzalcóatl, Mor.

24
Sep
San Padro Pochutla, Oax.

24
Sep
Ex Convento de El Carmen
-
Atlixco, Pue.

25
Sep
Las Cañadas
-
Huatusco, Veracruz

25
Sep
Calmecac Tochimilco
-
Tochimilco, Pue.

27
Sep
Escuela Nacional de Trabajo Social-UNAM
-
Coyoacán, CDMéx

27
Sep
Jadineras de Lerdo y Mosqueta
-
Col. Guerrero, CDMéx

27
Sep
Oficinas Pa’ Ciencia la de México
-
Centro, CDMéx

29
Sep
Rancho El Pardo
-
Tlaxco, Tlaxcala

30
Sep
Ex monasterio Mundo Ecológico
-
San Martín Cachihuapan, Edo. Méx

30
Sep
JOMU. Centro de Permacultura
-
El Oro de Hidalgo, Edo. de México

30
Sep
100% Natural
-
Cuernavaca, Morelos

30
Sep
Reserva Orgánica
-
Nicolás Romero, Edo. Méx.

30
Sep
Espacio Cultural "El ingenio" Arte y Ecología
-
Col. Narvarte, México DF

01
Oct
Vía Orgánica
-
San Miguel de Allende, Guanajuato