Otros sabores, otros colores de Transición

Rob Hopkins es el rostro del Movimiento por la Transición, pero hay muchos otros líderes. En el mundo hispano hablante, y particularmente en España, uno de esos rostros es Juan del Río, autor de La Guía del Movimiento de Transición y uno de los pioneros en participar en la Red por la Transición fuera del ámbito anglosajón.

La transición en español

“En 2008, empezamos a escuchar que algo muy interesante estaba pasando en Inglaterra y, de hecho, el movimiento de decrecimiento era muy en la línea de Transición,” dice del Río. El movimiento se convertiría en el tema de su tesis de maestría y, pronto, de su vida entera. Del Río y sus amigos fundaron Barcelona en Transición y, más tarde, Cardedeu en Transición.

Esos siete años de aplicar el modelo de Transición en una gran ciudad y luego en un pueblo, junto con entrevistas que sostuvo en el país, le dieron a del Río el material para su libro.

“El libro de Hopkins [Manual de la Transición] está muy bien y fue muy, muy útil, pero está basado en ejemplos de Inglaterra y la realidad de los países de habla inglesa, y la manera de comunicar, la manera de cómo es la cultura, evidentemente es diferente de países del sur de Europa, como España, Portugal, Grecia o Italia, que además comparten muchísimas cosas con la realidad de Latinoamérica”.

“La transición es necesaria e inevitable; es algo que va a pasar, lo queramos o no. El punto es: ¿cómo queremos que esta transición ocurra?”, se pregunta del Río. “Lo que tenemos que hacer en los países de América Latina, en México, en España, es la construcción de cómo queremos que la transición sea en nuestras comunidades”.

(La entrevista complete con Juan del Río está disponible en este enlace).

Proyecto Ecobarrios en Coyoacán, México DF
Proyecto Ecobarrios en Coyoacán, México D.F.

Transición en México

En 2010, Raúl Vélez, fundador de la Ruta Ahimsa, escuchó de la primera Aldea de Transición en México, fundada en Ensenada, Baja California, por el estadunidense Robert Frey. Vélez aceptó la invitación para visitar el proyecto, más por el gusto de conocer Baja California, que para aprender acerca de la Transición.

“De hecho, era bastante escéptico”, recuerda Vélez. “Pensé, bueno, vivo en un país que fue colonizado por la cultura europea y por el estilo de vida gringo… Otro concepto importado que ahora necesitamos aplicar y cambiar nuestra manera de hacer las cosas…”.

Tres semanas después de la visita de Vélez a Ensenada, Frey fue asesinado en su casa. En las semanas que siguieron a la tragedia, Vélez recordó que Frey lo animaba a replicar el modelo en Querétaro y sintió que debía continuar su trabajo. Así nació el grupo de Transición Querétaro, aunque Vélez, a pesar de su respeto por Frey, no había superado su resistencia a dejarse guiar por las potencias coloniales.

Ecoaldea Aldea Feliz, Colombia
Ecoaldea Aldea Feliz, Colombia

En 2012 viajó a Totnes —que él llamaba la “Disneylandia de Transición”— para tomar el curso de capacitación. Quería entrevistar a Hopkins, pero no esperaba gran cosa, pues a esas alturas ya era una celebridad mundial. Sin embargo, consiguió su número de teléfono, lo llamó desde su celular mexicano y dejó un recado solicitando la entrevista. Hopkins le devolvió la llamada. No dejaba de disculparse porque su agenda estaba llena. “¿Cuándo te vas?”, le preguntó a Vélez. “El lunes a las 6:00…”. “Te veo en la estación de tren a las 5:15”.

Vélez recuerda que Hopkins llegó a la estación a la hora convenida, pedaleando su bicicleta, y le concedió una animada entrevista antes de que partiera su tren de regreso. “Rob Hopkins es una de los pocas personas que he conocido que, a pesar de ser un referente y estar adelantado a su tiempo, mantiene los pies en la tierra”, asegura.

La capacitación que recibió dejó a Vélez con la sensación de que Totnes no era tan diferente a Querétaro, en el sentido de que donde hay gente trabajando para desarrollar un futuro más sustentable, el optimismo es el mismo. “Sentí que mis prejuicios fueron disminuyendo; me di cuenta de que fue una herramienta de otras culturas que nos están ofreciendo”, concluyó. “Yo dejé semillas de lo que platiqué de los zapatistas y traje otras semillas del pragmatismo, para ponerlas en práctica acá”.

Vélez acabó asumiendo el reto de traducir el Movimiento de Transición al contexto latinoamericano y se convirtió en coordinador de enlace de Transición para México. Ha dado capacitación en todo el país y en toda América Latina.

Ecoaldea Huehuecoyotl, Tepoztlán, México
Ecoaldea Huehuecoyotl, Tepoztlán, México

En México, el grupo de Transición más activo ha sido el de Querétaro; ha organizado tequios, o intercambios de trabajo, para instalar y rehabilitar huertos en las casas de los integrantes del grupo y de otras organizaciones. Ha promovido la construcción de hornos de adobe para hacer pan y pizza en los cafés o restaurantes y se formó un grupo de trueque que al principio se organizaba desde la página Facebook de Ruta Ahimsa; con el tiempo, un café, El Viejo Varsovia, lo adoptó y lanzó un mercado de trueque muy popular cada miércoles en la plaza que le quedaba enfrente.

En Querétaro, Vélez observó tres principios muy importantes:

Primero, que no hay fronteras entre lo que es Transición y otros proyectos; lo que importa es que los proyectos se hagan. De hecho, lo que se llama Transición en otros países, es lo que se llama zapatismo en México y Buen Vivir en Bolivia. “Lo más importante es la cosecha, que juntos hagamos cosas para la vida sin petróleo”, dice Vélez.

Segundo, que para tener un movimiento exitoso, uno tiene que planear su salida desde el principio: Vélez se fue a vivir a Tepoztlán hace casi dos años y el grupo de Querétaro sigue fuerte, con más de cincuenta personas involucradas.

La tercera lección es que lo pequeño y auténtico es mejor. “Una vez que nos olvidamos de la expectativa de hacer algo grande y nos abocamos a realizar proyectos concretos —el centro del mensaje de Rob Hopkins: El Poder de Simplemente Hacer Cosas—, fue muy fácil colaborar con la comunidad en el ámbito local. “Cuando las cosas crecen, no las puedes controlar, no las puedes dirigir; si el movimiento de Transición crece mucho, el sistema se lo va a comer; en cambio, si crece poquito pero se multiplica con otros nombres y otros colores, si el zapatismo crece con otros nombres y otros colores, y el buen vivir crece con otros nombres y otros colores, es como un fuego imposible de apagar”.

La Transición como respuesta a la crisis

Proyecto Ecobarrios, México DF
Proyecto Ecobarrios, México DF

El permacultor, escritor y maestro mexico-alemán Holger Hieronomi supo del movimiento de Transición en 2008, cuando se publicó el primer libro de Hopkins, El manual de la transición. Escribió una reseña extensa en su blog (tierramor.org). Hieronomi empezó a ver las conexiones entre el pico petrolero y lo que sucedía en México con el auge de las narcomafias y la violencia que desencadenaban. Él señala la decadencia del yacimiento petrolífero Cantarell, uno de los más grandes del mundo, como un elemento fundamental. México alcanzó el pico de su producción petrolera entre 2003 y 2006, cuando el porcentaje del presupuesto federal proveniente del petróleo era de entre 30 y 40 por ciento.

“Cuando hay mucha energía y muchos recursos, esto por lo general facilita megaestructuras, como los gobiernos nacionales”, me dice Hieronomi. “El hecho de que, en México, el petróleo haya estado dominado por el gobierno ha provocado que siempre haya tenido gobiernos muy fuertes: el gobierno era omnipoderoso”.

“Ahora, sin embargo, la producción petrolera de México ha bajado en 30 por ciento durante la última década, y los efectos empiezan a sentirse en la economía. Cuando hay menos energía, hay menos ley y orden”.

“Es interesante que la violencia haya empezado a aumentar casi en paralelo con el hecho de que la producción petrolera estuviera bajando. Obviamente, hay otros factores que están en juego, pero quizá la razón mas trascendente sea energética”.

Granja Tierramor, Eongarícuaro, Michoacán, México
Granja Tierramor, Eongarícuaro, Michoacán, México

Hieronomi ha promovido el concepto Transición y ha escrito ampliamente sobre el tema en su blog, Tierramor. Al igual que Hopkins, ha estado buscando la manera de interpretar el sistema de permacultura en un contexto social. “Para Rob Hopkins, la Transición es una especie de caballo de Troya: se dan a conocer los conceptos de permacultura entre toda una gama de personas que no se identifican con el contexto alternativo-hippiesco. Se trata de una traducción social de los conceptos de la permacultura”.

En España, donde la crisis económica ha producido una tasa de desempleo de 30 por ciento (casi 50 por ciento entre los jóvenes), han surgido más de 50 iniciativas locales de Transición, sobre todo de alternativas económicas locales, como los mercados de trueque, las cooperativas conjuntas entre consumidores y productores, monedas locales y bancos de tiempo, afirma Juan Del Río, cofundador de la Red de Transición España y autor de La Guía del Movimiento de Transición.

“Las iniciativas locales de Transición son un espacio de esperanza”, afirma Del Río. Los nuevos partidos políticos locales, como Podemos, están buscando a los grupos de Transición para pedirles orientación en la formación de sus plataformas políticas.

Ecoaldea Ayahuasca Ayllu, Perú
Ecoaldea Ayahuasca Ayllu, Perú

Otro caso muy diferente es Transición Fujino, que ha ayudado a los habitantes de este pueblo japonés a salir del trauma del Japón post Fukushima, al organizar una red comunitaria de energía renovable y brindar ayuda humanitaria en las zonas afectadas por el tsunami. En Christchurch, Nueva Zelanda, tras dos terremotos devastadores, los miembros de la Aldea de Transición utilizaron la red del Banco de Tiempo para compartir habilidades y ponerlas al servicio de la gente necesitada.

En Brasil, Isabel Gómez de Menezes organizó a un grupo de mujeres emprendedoras en su comunidad de Granja Viana: crearon un sistema de recolección de agua de lluvia y otro para hacer viajes en autos compartidos, convirtieron un espacio público abandonado en parque y huerto comunitario, en el que se instala una vez por semana un mercado ecológico.

En Italia, Cristiano Bottone lanzó una iniciativa de Transición en su pueblo, Montiveglio. Sus proyectos tomaron tanta fuerza que varios de sus integrantes decidieron buscar puestos de elección popular y ahora el pueblo cuenta con un Ayuntamiento que simpatiza con sus propósitos y ha impulsado una escuela que funciona con energía solar.

Por: Tracy L. Barnett / Traducción: William Quinn

20
Feb
Gaia Cultiva Educación Ambental
-
Los Laureles, Tlayacapan, Mor.

20
Feb
Gaia Cultiva Educación Ambental
-
Los Laureles, Tlayacapan, Mor.

20
Feb
Centro Cultural Xitle
-
El Rosario, CDMéx.

20
Feb
Rancho Uha
-
San Luis de la Paz, Gto.

20
Feb
Col. El Retoño,CDMéx

20
Feb
El Colegio De La Frontera Nte
-
Coyoacán, CDMéx

20
Feb
Aula Magna AAM, Escuela Nacional de Estudios Superiores, UNAM Campus Morelia
-
Morelia, Michoacán

20
Feb
Casa de la Vinculación en Tierra del Sol
-
Santa María del Tule, Oax.

21
Feb
Tapalehui
-
Cuernavaca, Morelos

22
Feb
La Salud Interior
-
Ciudad de México

22
Feb
Facultad de Arquitectura UGto. Sede Belen, Auditorio de Ingenierías
-
Guanajuato, Gto.

24
Feb
Suelo Feliz
-
Atotonilco El Alto, Jal.,

24
Feb
Centro de Educación Ambiental y Desarrollo Comunitario La Macadamia
-
Uruapan, Mich.