7 Plantas medicinales que puedes usar para beneficiar tu salud

Antes de que existiera la medicina moderna y su farmacopea de medicamentos sintéticos, habían plantas, y las civilizaciones antiguas sabían cómo usarlas estratégicamente para tratar males comunes, e incluso, hasta enfermedades mortales.

El antiguo papiro egipcio de Ebers, un rollo del año 1550 a.C. de más de 100 páginas, contiene 700 hierbas medicinales y cómo usarlas. El tratado hipocrático griego del siglo XVI a.C. también detalla el uso de la medicina herbal.

Más tarde, durante los años 1800 e inicios de 1900, el conocimiento de la medicina herbolaria pasó de generación en generación. Comúnmente, la mujer de la casa conocía bien el uso de las hierbas curativas y servía como médico familiar, no sólo para tratar las enfermedades, sino también para preparar tónicos herbales y otros remedios.

La Organización Mundial de Salud (WHO, por sus siglas en inglés) estima que el 80 por ciento de la población del mundo todavía utiliza remedios tradicionales, entre los cuales se encuentran las plantas, como herramienta principal para el cuidado de la salud. La mayoría de los medicamentos nuevos (70 por ciento) presentados en Estados Unidos son derivados de productos naturales, principalmente de plantas.

Desafortunadamente, en Estados Unidos la veneración por el uso de plantas medicinales en la vida diaria se ha perdido hace mucho tiempo. Pero si usted está interesado en utilizar remedios naturales para apoyar a su salud, se dará cuenta de que muchos de ellos están al alcance de su mano.

A continuación encontrará un excelente punto de arranque para aprender el uso de plantas medicinales. Por supuesto, ésta es sólo una pequeña muestra, y una vez que haya empezado, muy probablemente se sentirá inspirado en explorar más y más usos para estas maravillas curativas.

1. Jengibre

El jengibre es una especia que recomiendo tener a la mano en la cocina todo el tiempo. No sólo puede incorporarse maravillosamente a sus alimentos (especialmente junto con el ajo), sino que tiene suficientes propiedades medicinales para llenar varios libros.

El jengibre es mejor conocido por sus efectos contra las náuseas, pero también tiene un gran espectro de propiedades antibacteriales, antivirales, antioxidantes y antiparasitarias, por nombrar algunas de sus más de 40 acciones farmacológicas confirmadas científicamente. Es antiinflamatorio, lo cual lo hace valioso para el alivio del dolor de articulaciones, menstrual, de cabeza y más.

El potencial del jengibre para aliviar el dolor parece ser de amplio alcance. Además de ayudar con el dolor muscular y de las articulaciones, el jengibre ha mostrado poder reducir la intensidad de los dolores de migraña de la misma manera que el medicamento Sumatriptan, pero con menos efectos secundarios.

El jengibre también muestra ser prometedor en la lucha contra el cáncer, la diabetes, el hígado graso no-alcohólico, el asma, las infecciones bacteriales y fúngicas, y es uno de los mejores remedios disponibles contra el mareo por movimiento y nausea (por embarazo o quimioterapia, por ejemplo).

El tomar un gramo diario de jengibre puede ayudar a reducir las náuseas y el vómito en mujeres embarazadas, o en aquellas personas con migraña. Y el jengibre ha demostrado que funciona mejor que el placebo para aliviar las náuseas matutinas.

El jengibre también es una especia que se debe tener si usted sufre de indigestión, y hace mucho más que sólo aliviar el dolor. El jengibre contiene encimas poderosas para la digestión de la proteína y ayuda a estimular el vaciado del estómago sin ningún efecto negativo, y es un agente antiespasmódico, lo cual puede explicar sus efectos benéficos en el tracto intestinal.

Muchas personas utilizan de forma regular el jengibre en té, y es una de las maneras más fáciles de hacerlo. Simplemente corte un par de pulgadas de raíz de jengibre y sumérjalo en agua caliente para obtener el té. Le aconsejo no utilizarlo a diario, ya que puede generar alergia, que fue lo que me sucedió hace veinte años.

También puede eliminar la cáscara de la raíz con un pelador y luego cortarlo en rodajas delgadas (rayarlo o picarlo) y añadirlo al té o a sus platillos. Nada pasara si lo agrega a las papas fritas o incluso a su sopa de pollo casera favorita. Para problemas serios, su médico naturista podrá ayudarle a obtener los máximos beneficios terapéuticos del jengibre.

2. Ajo

Comer un diente o dos de ajo fresco a diario puede, ciertamente, mantener lejos al doctor, en parte, por sus efectos antibacteriales, antivirales y fungicidas, y por estimular el sistema inmunológico. Muchos de los efectos terapéuticos del ajo se derivan de sus compuestos que contienen sulfuro, como la alicina, que además son los que le dan su olor característico. En general, los beneficios del ajo entran en cuatro categorías principales:

  • Reducen la inflamación (reducen el riesgo de la osteoartritis y otras enfermedades asociadas con la inflamación)
  • Estimulan las funciones inmunológicas (propiedades antibacteriales, fungicidas, antivirales y antiparasitarias)
  • Mejoran la salud cardiovascular y la circulación (protegen contra los coágulos, retrasa la formación de placa, mejora los lípidos y reduce la presión sanguínea)
  • Es tóxico para al menos 14 tipos de células cancerígenas (entre las cuales encontramos las cerebrales, de pulmón, de seno, gástricas y del páncreas)

Además, el ajo puede ser efectivo contra las bacterias resistentes a los medicamentos, y las investigaciones han descubierto que mientras la alicina se digiere en el cuerpo produce ácido sulfénico, un compuesto que reacciona a los radicales libres peligrosos más rápido que ningún otro compuesto.6 Es por eso que he incluido al ajo en los siete mejores alimentos contra el envejecimiento que usted puede consumir.

Para obtener sus beneficios para la salud, se debe machacar o cortar el diente fresco para estimular la liberación de una enzima llamada alinasa, que a su vez cataliza la formación de la alicina.

La alicina se descompone rápidamente para formar diferentes compuestos de órgano-azufre. Así que para “activar” las propiedades medicinales del ajo, presione el diente fresco con una cuchara antes de tragarlo, o póngalo en el extractor y añádalo a su jugo de vegetales.

Un diente mediano o dos es generalmente suficiente y es tolerado por la mayoría de las personas. El ingrediente activo, alicina, se destruye en una hora después de que se machucó el ajo, por lo que las pastillas de ajo son virtualmente inservibles. El ajo negro, que es básicamente ajo fermentado, y el ajo germinado contienen aún más antioxidantes que el ajo regular.

3. Menta

La menta ofrece beneficios para el sistema respiratorio, para la tos, resfriados, asma, alergias y tuberculosis. En términos de salud digestiva, las cápsulas de aceite de menta han sido descritas como “el medicamento de primera opción” para pacientes del síndrome de colon irritable y la menta es una alternativa efectiva para medicamentos para reducir los espasmos del colon como el buscopan.

También puede relajar los músculos de los intestinos, lo que permite que el gas pase y alivie el dolor abdominal. Pruebe añadir aceite u hojas de menta para eliminar el gas. Inhalar el aroma de la menta puede mejorar la memoria y liberar el estrés, y el aceite de menta actúa como expectorante y descongestionante, y puede ayudar a aclarar el tracto respiratorio.

Frote el aceite esencial de menta en el pecho o inhálelo con una vaporizadora para ayudar a despejar la congestión nasal y aliviar los síntomas de la tos y el resfriado. El aceite de menta también puede ayudar a aliviar el dolor de cabeza por tensión. Para el dolor de cabeza, pruebe aplicar unas gotas en su muñeca o rocíelas en una tela e inhale el aroma. También puede masajear el aceite directamente en las sienes y frente. El aceite esencial de menta es ideal para frotar los músculos y el pecho, para el dolor de cabeza, el cuidado dental y la aromaterapia. Incluso puede añadirlo a sus suministros caseros de limpieza para un mayor poder antimicrobial y fragancia natural.

Al seleccionar la menta para su uso personal, las hojas frescas brindarán un sabor superior al de las hojas secas (como en el uso para té). Busque las hojas verdes sin manchas negras o amarillas. Además de usar las hojas frescas de menta en té, puede añadirlas a las sopas, ensaladas de fruta o al gazpacho. La menta es muy fácil de cultivar uno mismo y la planta funciona como un repelente muy efectivo contra muchos insectos que pueden invadir su jardín o su hogar.

4. Lavanda

El aceite de lavanda tiene una estructura químicamente compleja con más de 150 elementos activos. Este aceite es rico en ésteres, que son moléculas aromáticas con propiedades antiespasmódicas (reprime espasmos y dolor), tranquilizantes y estimulantes. Los elementos botánicos principales del aceite de lavanda son el acetato linalilo, linalool (un alcohol terpénico no tóxico que tiene propiedades germicidas naturales), terpineno-4-ol y alcanfor. Otros elementos del aceite de lavanda que son responsables de sus propiedades antibacteriales, antivirales y antiinflamatorias son el cis-ocimeno, acetato de lavandulyl, 1,8 cineol, limoneno y geraniol.

Aceite de lavanda: El aceite de lavanda es conocido por sus propiedades tranquilizantes y relajantes, y ha sido usado para aliviar el insomnio, la preocupación, la depresión, la inquietud, la ansiedad dental y el estrés. También ha mostrado ser efectivo para casi cualquier tipo de males, desde el dolor hasta las infecciones.

En particular, estoy fascinado por el potencial del aceite de lavanda para combatir las infecciones de la piel resistentes a los fungicidas y aquellas de las uñas. Los científicos de la Universidad de Coimbra encontraron que el aceite de lavanda es letal para los parásitos patogénicos de la piel llamados dermatofitos, así como para varias especies de Candida. El aceite de lavanda también puede ser usado para:

  • Aliviar el dolor. Puede aliviar músculos adoloridos o tensos, dolor de las articulaciones y reumatismo, torceduras, dolor de espalda y lumbago. Simplemente use una pequeña cantidad de aceite de lavanda para masajear el área afectada. El aceite de lavanda también puede ayudar a disminuir el dolor después de la inserción de una aguja.
  • Tratar varios desórdenes de la piel, como acné, psoriasis, eczema, y arrugas. También ayuda a cicatrizar, lo que es esencial al curar heridas, cortadas y quemaduras. La lavanda también puede ayudar a calmar las mordeduras de insectos y la picazón (el aceite puede ayudar a repeler mosquitos y palomillas. De hecho, es uno de los ingredientes activos en algunos repelentes de mosquito).
  • Mantener sano el cabello ayuda a matar piojos, huevecillos de piojo y liendres. La Base de Datos Completa de Medicina Natural (NMCB, por sus siglas en inglés) dice que la lavanda es posiblemente efectiva para tratar la alopecia areata (pérdida de cabello), estimula el crecimiento del cabello hasta un 44 por ciento después de sólo siete meses de tratamiento.
  • Mejorar la digestión. Este aceite ayuda a estimular la movilidad del intestino y estimula la producción de bilis y jugos gástricos, lo que ayuda a tratar el dolor de estómago, la indigestión, la flatulencia, los cólicos, el vómito y la diarrea.Aliviar desórdenes respiratorios. El aceite de lavanda puede ayudar a calmar problemas como resfriados y gripe, infecciones de la garganta, tos, asma, tos ferina, congestión sinusal, bronquitis, tonsilitis y laringitis. Puede aplicarse en el cuello, pecho o espalda, o inhalarse a través de vapor o con una vaporizadora.
  • Estimular la producción de orina. Lo cual ayuda a restablecer el balance hormonal, prevenir la cistitis (inflamación de la vejiga), y eliminar calambres y otros desórdenes urinarios.
  • Mejorar la circulación sanguínea. Ayuda a disminuir los niveles de la presión alta y puede ser usada para la hipertensión.


5. Tomillo

El tomillo es una hierba aromática que es maravillosa cuando se añade a los alimentos, en parte por ser rica en antioxidantes. El tomillo contiene flavonoides que estimulan la salud, como la apigenina, la naringenina, la luteolina y el timol, y ha demostrado proteger e incrementar el porcentaje de las grasas saludables que se encuentran en las membranas celulares. Según reporta la Fundación George Mateljan:12 “Particularmente, la cantidad de DHA (ácido docosahexaenoico, un ácido omega-3) en la membrana de las células del cerebro, de los riñones y del corazón incrementó al añadir tomillo a la alimentación.”

El tomillo es además denso en nutrientes. Contiene vitamina C, vitamina A, hierro, manganeso, cobre y fibra dietética. Usado en platillos preparados, el tomillo ayuda a inhibir la glicación y la formación de productos peligrosos de la glicación avanzada (AGEs, por sus siglas en inglés) en sus alimentos, lo que hace al tomillo un ayudante potencial para prevenir las enfermedades cardiacas y envejecimiento prematuro. Debido a sus propiedades antibacteriales, antiespasmódicas, antireumatoides, expectorantes, tranquilizantes y contra la hipertensión, el aceite de tomillo también tiene una larga lista de usos tópicos:

  • Remedio casero: El aceite de tomillo es utilizado para aliviar y tratar problemas como la gota, la artritis, heridas, mordidas, dolores, retención de líquidos, problemas menstruales y de la menopausia, nausea y fatiga, problemas respiratorios (como resfriados), problemas de la piel (piel grasa y cicatrices), pie de atleta, resacas, y hasta la depresión.
  • Aceite de aromaterapia: El aceite puede ser usado para estimular la mente, fortalecer la memoria y la concentración, y calmar los nervios.
  • Producto para el cabello: Se dice que el aceite de tomillo puede prevenir la pérdida del cabello. Es utilizado como tratamiento para el cuero cabelludo y se añade a los shampoos y otros productos para el cabello.
  • Producto para la piel: El aceite de tomillo puede ayudar a tonificar la piel envejecida y a prevenir los brotes de acné.
  • Enjuagues bucales y herbales: Como los aceites de menta, gaulteria y eucalipto, el aceite de tomillo es utilizado para mejorar la salud bucal.
  • Insecticida/repelente de insectos: El aceite de tomillo puede mantener alejados a los insectos y parásitos como los mosquitos, pulgas, piojos y palomillas.

6. Manzanilla

La manzanilla es mayormente popular en forma de té y es utilizada para calmar el malestar estomacal y para lograr un sueño reparador. La comisión alemana E (una organización gubernamental) incluso ha aprobado el uso de la manzanilla para reducir la inflamación de la piel y para combatir la bacteria. La manzanilla es un antiinflamatorio poderoso que también posee propiedades antibacteriales, antiespasmódicas, antialergicas, sedantes y de relajación muscular. Es utilizada para tratar la psoriasis, eczema, varicela, dermatitis del pañal, heridas de curación lenta, abscesos, e inflamación de las encías, de acuerdo con la Sabiduría herbolaria también puede ser útil en los siguientes problemas:

“El aceite tiene muchos propósitos médicos, pero uno de los usos mejor documentados es para la relajación. El aceite tiene un efecto tranquilizante en las personas, puede ser usado para inducir el sueño, aliviar los nervios exaltados, y proporcionar una sensación general de tranquilidad y bienestar. Es genial para aquellas personas con problemas nerviosos y ansiedad. Además de tener propiedades mentalmente tranquilizantes, la manzanilla es buena para relajar músculos adoloridos y articulaciones tensas.

Puede aliviar los calambres menstruales y los dolores de espalda, así como ayudar a relajar el sistema digestivo para aliviar los malestares estomacales y los problemas de indigestión. Al ser aplicada tópicamente en la piel, alivia el enrojecimiento y la irritación. Por esta razón, es un ingrediente común en el cuidado de la piel. También elimina la comezón y es buena para aquellas personas con reacciones alérgicas. De vez en cuando la manzanilla es usada sobre sarpullidos. Debido a sus propiedades antiinflamatorias, puede ayudar a disminuir la inflamación causada por sarpullido o irritación de la piel.”

7. Diente de León

Esta planta floral ha sido usada tradicionalmente como tónico para el hígado, útil para desintoxicar y mejorar las funciones hepáticas. El diente de león es conocido como estimulante y es usado comúnmente para los problemas del hígado y los riñones. También es usado tradicionalmente para reducir los efectos secundarios de los medicamentos recetados, así como para tratar infecciones, problemas de vesícula, retención de líquidos y la inflamación.

Las hojas verdes del diente de león, las cuales pueden prepararse sumergiéndolas en agua hirviendo por 20 segundos para eliminar el sabor amargo (también pueden añadirse al jugo de vegetales), contienen muchos nutrientes, entre los cuales se encuentra la vitamina C, vitamina B6, tiamina, riboflavina, calcio, hierro, potasio y manganeso. Son una fuente particularmente buena de vitamina A y pueden tener propiedades anticancerígenas.

En el pasado, he considerado a las hierbas, en muchos casos, una alternativa más segura a los medicamentos, que son útiles para tratar varios síntomas pero no la causa principal. Desde entonces, he revisado significativamente mi opinión sobre esto, y ahora me doy cuenta que las hierbas pueden apoyar la salud desde un nivel muy básico, como lo hacen los alimentos. A finales de los años 1800 e inicios de los 1900, podíamos entrar a una farmacia y encontrar cientos de extractos herbales a la venta. Más del 90 por ciento de la población de ese tiempo sabía cómo usar las plantas medicinales que crecían en sus patios para tratar enfermedades y heridas comunes, y tenían que hacerlo, ya que ésta era virtualmente la única “medicina” disponible.

Con el surgimiento de lo que ahora se conoce como medicina alopática poco antes de la primera guerra mundial, la herbolaria lentamente decayó y se convirtió en los remedios caseros. En vez de ver a la naturaleza como la fuente curativa, como había sido durante siglos, las personas comenzaron a ver los medicamentos y otros métodos de curación “modernos” como superiores. Si le gustaría comenzar a usar las plantas medicinales más seguido, aquí tiene 9 consejos para hacerlo:

  1. Aprenda a identificar tres plantas medicinales que no conozca y que crezcan en su región y aprenda cómo usarlas.
  2. Añada al menos una de estas hierbas a su jardín o a las macetas en su ventana.
  3. Haga una tintura, un té, jarabe o ungüento. ¡O haga uno de cada uno!
  4. Cultive y seque menta, bálsamo de melisa, caléndula, ortiga, o cualquier otra planta que crezca en su región.
  5. Busque una planta como compañía mientras se sienta a descansar cada mañana; dibuje la planta.
  6. Identifique una habilidad curativa que le gustaría poseer pero que aún no tiene, y busque una forma de aprenderla, quizá puede tomar clases de herbolaria o aromaterapia.
  7. Haga un botiquín de primeros auxilios herbales.
  8. Organice la respuesta de emergencia de los curanderos o botánicos locales en su comunidad.
  9. Aprenda cómo curar con plantas medicinales que crezcan en su región, un problema de salud propia o de algún familiar.

Por: Joseph Mercola

28
May
Rancho Uha
-
San Luis de la Paz, Gto.

28
May
Col. El Retoño,CDMéx

28
May
Museo Tamayo y otras sedes
-
Ciudad de México

28
May
Amatlán de Quetzalcóatl, Mor.

28
May
Calli Mapu
-
Barrio San Francisco, CDMéx

28
May
San Padro Pochutla, Oax.

28
May
Sala "Niceto Alcalá Zamora" Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
-
Coyacán, CDMéx.

28
May
Pátzcuaro, Michoacán,

28
May
Vía Orgánica
-
San Miguel de Allende, Gto.

28
May
La Casa de la Chinampa
-
San Gregorio Atlapulco, CDMéx

31
May
Jadineras de Lerdo y Mosqueta
-
Col. Guerrero, CDMéx

01
Jun
Sala Margarita Nolasco - ENAH
-
Col. Isidro Fabela, CDMéx

02
Jun
Holiday Inn
-
Tuxtla Gutiérrez, Chis.

02
Jun
Espacio Cultural San José

03
Jun
Granja la tierra.
-
Puebla, Pue.

03
Jun
Alegría Bienestar Integral
-
El Pueblito, Qro.

03
Jun
100% Natural
-
Cuernavaca, Morelos