Agroecología

Nueva forma de simbiosis entre plantas y microorganismos

Hifas de Colletotrichum tofieldiae (en verde) penetrando en las raíces de A. thaliana (en magenta). Fuente: Cell Journal

Investigadoras de la Universidad Politécnica de Madrid han participado en el descubrimiento de un nuevo tipo de asociación simbiótica entre un hongo endófito y una planta que podría abrir el camino hacia una agricultura más respetuosa con el medio ambiente.

Leer más: Nueva forma de simbiosis entre plantas y microorganismos

La certificación participativa: reconocimiento social a la producción orgánica en los mercados locales

En general, los sistemas de certificación surgen como una alternativa cuando se hacen evidentes fallas en un producto o servicio. Así es como se tiene registro de algunas de las primeras certificaciones para verificar la calidad de aparatos eléctricos en el período posterior a la revolución industrial. Desde entonces han surgido distintos tipos de certificación, sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo pasado, conforme la disponibilidad de productos de consumo ha ido en aumento y los consumidores se vuelven más conscientes de su responsabilidad a la hora de adquirir un producto.

Hoy día existen procesos de certificación que avalan desde la eficiencia energética de un edificio hasta la justicia social en el comercio.

En un contexto donde cada vez es más evidente el impacto que tienen los sistemas de producción agrícola en el ecosistema y en la salud de las personas, surge la certificación orgánica como una forma de asegurar una producción de alimentos libre de agroquímicos. Los primeros sistemas de certificación de este tipo surgieron de asociaciones y cooperativas que deseaban impulsar el desarrollo sustentable y la producción ecológica en países del Tercer Mundo con miras a exportarlo a Europa, sobre todo en el caso del café. Demeter Internacional fue la primera agencia en desarrollar este tipo de sistema de verificación ambiental y hoy día cuenta con más de cinco mil fincas certificadas en 50 países. Esta misma agencia fue la encargada de llevar el proceso de inspección de la Finca Irlanda, considerada la primera unidad productiva cafetalera certificada orgánica en México en 1967.


Poco a poco, conforme al mercado de productos orgánicos fue creciendo a escala mundial, el número de empresas certificadoras fue en aumento y hoy día suman alrededor de 500, entre las que se encuentran Natureland, Soil Association y Nature et Progres.

Es importante mencionar que la certificación planteada de esta manera está enfocada a la exportación de productos en el marco del comercio internacional. Sin embargo, en países como Brasil, Perú o Bolivia se desarrollaron esquemas de reconocimiento social de buenas prácticas productivas dirigidas al mercado local. Así fue como nacieron los Sistemas Participativos de Garantía (SPG), que hoy día constituyen uno de los pilares de la agroecología, no sólo en el sur de América sino a escala mundial. En México los SPG han sido adoptados en los años recientes bajo el nombre de Certificación Orgánica Participativa en distintos tianguis o mercados orgánicos o alternativos, con el fin de fomentar el desarrollo rural sustentable y el consumo responsable.

Los Comités de Certificación Orgánica Participativa (CCOP) están vinculados a mercados con características de cadenas cortas de comercialización e incluyen a un equipo multidisciplinario integrado por técnicos, productores, promotores y consumidores que realizan las labores que normalmente hace una agencia certificadora; sin embargo, se diferencian en sus objetivos y alcances.

Por un lado, la certificación de agencia, al estar enfocada a la exportación, conlleva costos elevados para el productor y normalmente certifica un solo producto en la unidad productiva. Esto puede favorecer (aunque no sea siempre el caso) la certificación de monocultivos donde se sustituyan insumos de síntesis química por insumos permitidos en los lineamientos de producción orgánica sin ningún planteamiento permacultural o de incorporación de biodiversidad a la parcela.

Este tipo de certificación no es funcional para aquellos pequeños productores, como la gran mayoría de México, que cuentan con pequeñas unidades productivas destinadas principalmente al autoconsumo y donde el número de surcos destinados a la producción de cierto cultivo son contados ya que se favorece la agrobiodiversidad para satisfacer de la manera más amplia posible las necesidades familiares. Bajo este esquema, se comercializan los excedentes en tianguis y mercados locales y muchas veces no pueden ser denominados orgánicos al no poder acceder a una certificación como lo exige la ley.

Por otro lado, la certificación orgánica participativa surge de la mano con el desarrollo de los cada vez más frecuentes tianguis y mercados orgánicos o alternativos. Al involucrar a personas con distintos perfiles (consumidores, productores y técnicos) en los comités que realizan está validación, se favorece la transparencia y la confianza. Asimismo, estos comités promueven la participación de los consumidores involucrándolos en los procesos productivos más allá de su elección de compra en un estante de una tienda o supermercado.

Este esquema de validación certifica unidades productivas y no productos, por lo que resulta efectiva para ranchos o granjas con una producción biodiversa destinada al mercado local. Es importante mencionar que a la fecha son relativamente pocos los mercados que cuentan con comités que llevan a cabo las funciones de la certificación orgánica participativa y los existentes cuentan con distintos niveles de desarrollo en su actividad.



Existen casos de mercados que cuentan con comités más experimentados y que trabajan de manera multiregional, como es el caso del Comité de Certificación Orgánica Participativa del Mercado de Productos Naturales y Orgánicos Macuilli Teotzin, de San Luis Potosí, mismo que ha comenzado con un proceso de acreditación de sus labores ante la autoridad correspondiente (Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, Senasica, dependiente de la Secretaría de Agricultura), por lo que se perfila como uno de los más avanzados en este tema.

Otro caso a resaltar es el del Mercado Agroecológico el Jilote ( http://www.eljilote.org ), que trabaja de manera virtual y que cuenta con una base de datos electrónica de las unidades productivas certificadas por su comité hasta la fecha.

Por otro lado, existen comités de certificación que excluyen el uso de la palabra orgánica en sus labores con el fin de evitar la regulación mexicana que existe sobre dicho término, y la sustituyen con algún otro que se considere prudente; sin embargo, sin importar el término que utilicen, cumplen con su función de dar credibilidad a la palabra del productor y certidumbre al consumidor sobre la calidad de un producto.

Conforme los Comités de Certificación Orgánica (o como deseen denominarse) se vayan profesionalizando y cada vez más mercados los vayan incorporando a su funcionamiento, veremos un crecimiento de la agricultura ecológica en México y por ende una mayor oferta para el consumidor con todos los beneficios ambientales y sociales que eso implica.

Para más información sobre los procesos de certificación orgánica participativa, es posible consultar el sitio web de la plataforma de tianguis y mercados orgánicos http://tianguisorganicos.org.mx

Por: Victor Flores / Plataforma de Tianguis y Mercados Orgánicos

Agua oxigenada en el jardín

En el artículo de hoy quiero contarles ciertas curiosidades sobre el Agua Oxigenada utilizada en jardinería. Aprenderán 4 usos realmente curiosos y prácticos los cuales, he de confesar, que conozco desde hace muy poco tiempo pero me sorprendió su gran efectividad.

Combatir hongos

El peróxido de hidrógeno, también conocido como agua oxigenada, acelera todo el proceso oxidativo tanto de mohos como hongos, acabando con ellos. Para lograr esto solo tendremos que mezclar un litro de agua con 9 cucharadas de agua oxigenada. Si el problema es serio podemos subir el porcentaje de mezcla.

Pulverizaremos con cuidado sobre las plantas un par de veces al día hasta lograr que los hongos desaparezcan por completo, esta mezcla no dañará en absoluto a nuestras plantas.

hongos agua oxigenada

Como pesticida

También es un buen pesticida puesto que, rociando las plantas con la misma mezcla utilizada para combatir los hongos, esta matará a las plagas y, lo mejor de todo, también elimina sus huevos. Otra cualidad para utilizarlo como pesticida es que también eliminará bacterias dañinas.

Como fertilizante

El agua oxigenada cuenta con una molécula extra de oxígeno, gracias a esta el sistema radicular de las plantas llega a fortalecerse lo que conlleva a que las plantas tengan una mayor facilidad para absorber nutrientes a través de sus raíces. La mezcla sería una cucharadita por cada 4 litros de agua.

agua oxigenada ffertilizante

Mejorar la germinación

Este truco es de los má famosos y quizás ya lo conozcas, remojar las semillas en agua oxigenada durante 30 minutos ayuda a que estas germinen con mayor capacidad, ya que mata agentes patógenos que estén atacando estas semillas y con ello aumenta la tasa de germinación. Pasados los 30 minutos tendremos que enjuagar las semillas para luego ser plantadas.

mejorar germinacion

Evitar la pudrición

Las raíces con exceso de agua u otros nutrientes pueden llegar a mostrar síntomas de pudrición, si todos los huecos que tienen bajo tierra se llenan se produce una carencia de oxígeno y, sin este, las raíces se pudren, pudiendo llegar a morir la planta en unos días. Regar con agua oxigenada puede ayudarnos a salvar la planta. La mezcla consiste en 1 cucharada en un litro de agua, solo regaremos cuando las plantas presenten síntomas de carencia de oxígeno.

raiz podrida

Fuente: La Huerta de Iván

Los quelites: usos, manejo y efectos ecológicos en la agricultura

Muchos campesinos de América Latina consideran que sus agroecosistemas no solo están compuestos por especies y variedades de cultivos, sino que son parte de un sistema más amplio de uso de la tierra, el cual incluye a las plantas silvestres dentro y fuera de sus campos. De hecho, muchos grupos indígenas han desarrollado sus propias etnobotánicas y reconocen más de 1 000 especies de plantas vasculares.

Leer más: Los quelites: usos, manejo y efectos ecológicos en la agricultura

Huertos orgánicos en espiral: Una ingeniosa técnica de permacultura

La técnica de cultivo de plantas hortalizas, medicinales y aromáticas en espiral es un muy útil cuando se busca la manera de contar con un huerto altamente productivo y diverso, además de obtener un atractivo recurso ornamental que también permite ahorrar espacio.

Leer más: Huertos orgánicos en espiral: Una ingeniosa técnica de permacultura

El diseño de un huerto permacultural

Te preguntas: ¿Qué tengo que tener en cuenta al momento de comenzar con mi huerta?

Te propongo un acercamiento al mundo del diseño PERMACULTURAL de tu huerta, el imaginar lo que quieres tener  en ella, cómo plasmarlo en un papel y cuáles son los elementos y relaciones básicas que podrían formar parte de tu huerta.

Leer más: El diseño de un huerto permacultural

¿Qué es la Agricultura Regenerativa?

Regenerativa, del latín regenerare, significa dar nueva vida a algo que degeneró.

La propuesta de la Agricultura Regenerativa nace del cambio total en la manera de ver la naturaleza, desde una concepción del mundo como máquina y como reserva ilimitada de recursos, hacia una visión sistémica de la vida como un todo orgánico, viviente y espiritual.

Una agricultura que nace del carácter sistémico de la vida y de la necesidad de regenerar la tierra.

Una propuesta que armoniza la agricultura en la trama de la vida. Se trata de generar nuevas maneras de relacionarnos con la naturaleza que nos permiten dejar de luchar contra de ella, para empezar a trabajar y aliarnos con ella. En esa alianza, si a una parte le va muy bien, a la otra también le irá bien, para que así esa alianza perdure en el tiempo.

Dejar de utilizar agrotóxicos y venenos, es un paso adelante… pero no es suficiente. No se trata de cambiar unos insumos (químicos) por otros (orgánicos), sino que se trata de una reformulación del sistema, de la gestión… de la forma de hacer, de pensar y de decidir; que permita no solo potenciar los procesos de la propia naturaleza para regenerarse a sí misma sino hacer que los precios de los productos BIO o ecológicos no sean excluyentes para la mayoría de la gente.

Dejar de utilizar tóxicos y venenos no es suficiente, hay que regenerar lo degradado y ofrecer precios incluyentes.

Así, la propuesta de hacer Agricultura Regenerativa se presenta como una forma de hacer agricultura:

Ecológicamente regenerativa: restaura el potencial de los servicios ecosistémicos

Económicamente rentable: reduce drásticamente los costes variables e incrementa los rendimientos

Socialmente cohesionador: crea empleo y riqueza local, y une a las personas en torno a una nueva visión

Un cambio en la manera de relacionarnos con la tierra que nos permite dejar de perder, en un año, la misma cantidad de suelo fértil que la naturaleza tarda más de 300 años en generar*; que nos permite empezar a construir nuevo suelo vivo.

Formas de hacer agricultura y ganadería y regenerar la tierra a la vez.

La actual forma de hacer agricultura propicia al año la pérdida de más de 40 toneladas de suelo fértil por hectárea, o lo que es lo mismo, 8mm al año.

La propuesta de la agricultura regenerativa bebe de muchas fuentes, como la Línea Clave (Keyline Design), la agricultura del carbono (Carbon Farming), el  Manejo Holístico (Holistic Management) con su planificación de pastoreo (Planned Grazing) y marco metodológico para la toma de decisiones, el cultivo de cereales en pastos perennes (Pasture Cropping), las Granjas Polifacéticas (Polyface Farms), la Agricultura Orgánica con la Remineralización de suelos, la reproducción de Microorganismos Nativos, la producción de Biofertilizantes, Caldos Minerales, la Cromatografía o la mico-remediación… siguiendo también los principios de la Permacultura, de la Agricultura Orgánica ,  de Transition Towns (Ciudades en Transición), con la idea de que la agro-silvo-ganadería es el eje de todo sistema alimentario, social, económico, laboral, medioambiental, etc.

En agricultura y ganadería, podemos practicar técnicas degenerativas y contaminantes, como en general se viene haciendo, o técnicas que regeneren precisamente los suelos y las comunidades que en ellos viven.

A la izq. un espacio gestionado de forma convencional. A la dcha. un espacio gestionado de forma regenerativa.
A la izq. un espacio gestionado de forma convencional. A la dcha. un espacio gestionado de forma regenerativa.

La clave se encuentra en el suelo, y en maximizar las dinámicas naturales, así que las intervenciones regenerativas se dirigen a aumentar el nivel de carbono orgánico en el suelo, para que sea más fértil y retenga más agua, realizando las intervenciones justas con la maquinaria apropiada, y aprovechando los servicios animales al máximo en imitación de la naturaleza.

Un buen diseño que tenga en cuenta la topografía del terreno es una de las claves de la regeneración
Un buen diseño que tenga en cuenta la topografía del terreno es una de las claves de la regeneración

 

image

 

 

Fuente: www.agriculturaregenerativa.es

¿Qué puedo hacer yo por las abejas? Mucho

No es un secreto que las abejas y otros polinizadores están desapareciendo a marchas forzadas, ni que su extinción supondría una catástrofe para la supervivencia de muchas especies, incluida la nuestra. Lamentablemente, la agricultura y jardinería actuales, plagadas de venenos, siguen matando abejas por millones. Eso gracias a las leyes que protegen y subvencionan esta guerra contra la naturaleza, a los ayuntamientos que subcontratan la jardinería a empresas poco conscientes de estos temas, etc.

Leer más: ¿Qué puedo hacer yo por las abejas? Mucho

Si hambre es ley, justicia es rebeldía

Se puede decir o entender que una tecnología es de dominio social, cuando para generarla han participado directamente los campesinos con su sabor, saber y creatividad colectiva, a partir de sus propias necesidades y problemas reales. Por lo tanto, su disponibilidad se constituye en lo mínimo, en un acto de disfrute solidario entre los que han participado en el ejercicio de su creación o invento.

Leer más: Si hambre es ley, justicia es rebeldía

La revolución de una brizna de paja

La revolución de una brizna de paja

El libro describe la historia de como el autor, Masanobu Fukuoka, llegó a entender y aplicar le método de agricultura natural conocido como agricultura de “no-hacer”, y durante ese proceso que llevó más de 50 años, fue comprendiendo el significado de su existencia como ser que habita este planeta.

El método se describe como la observación de los patrones existentes en la naturaleza y como ir de-construyendo el conocimiento actual sobre los métodos de agricultura, de manera que después de una cuidadosa observación se pueda uno preguntar que no debo hacer para que la naturaleza tome de nuevo su curso y permita al ecosistema prosperar.

También hace un análisis de los objetivos de la agricultura comercial actual, donde se va “obligando” al campesino a utilizar cada vez más insumos químicos y maquinaria, con el supuesto objetivo de mejorar las cosechas y reducir el trabajo, en aras de una producción masiva de alimentos, lo que en realidad provoca el empobrecimiento del suelo y por consiguiente el empobrecimiento del campesino, ya que para producir de esa forma tendrá que invertir mucho dinero para comprar todo lo que ese modelo de producción requiere. También le obliga a emplear mucho más tiempo, con lo que el campesino termina esclavizado en un ciclo de trabajo que no rinde las cosechas esperadas, aunado a un incremento en gastos.

Este modelo le lleva al autor a meditar y reflexionar sobre el objetivo de su propia vida y plantearse pensamientos que son incomprensibles para muchas personas que están imbuidas en la mecánica establecida por la sociedad de consumo. Entre estas reflexiones está el hecho de que el ser humano es incapaz de conocer, ya que la mente tiende a disectar para entender, y una vez que se separa cualquier fenómeno que se intenta entender en sus partes, automáticamente es imposible de abarcar en su comprensión.

Dentro de estos planteamientos también analiza la relación que tiene este estilo de vida con la salud y la alimentación, mencionando que al alimentarnos con productos químicos y procesados, nuestro ser se aleja cada vez más de la naturaleza, y eso mismo empieza a provocar la enfermedad, intoxicándolo de forma que nos hace pensar que los alimentos naturales no son apetecibles y llevando a nuestro cuerpo a desear los alimentos químicos.

Los 4 principios que plantea son:

  • No labrar la tierra, no voltearla, ya que al hacer este proceso, se destruye la estructura de la tierra, se mata el ecosistema y se deshidrata. La razón para no necesitar este proceso, que de acuerdo a los campesinos sirve para airear y descompactar la tierra, es porque el propio suelo hace ese trabajo a través de las plantas y raíces que la cubren, así como los micro organismos e insectos. Las propias raíces descompactan, y la cobertura vegetal evita la deshidratación y proporciona el hábitat adecuado para ese ecosistema.
  • No usar abonos químicos ni compost preparado, ya que el agregar químicos se desequilibran los nutrientes del suelo y se alimenta de manera artificial a la planta, lo que provoca que el propio suelo ya no produzca los nutrientes necesarios y cada año habrá que aumentar las cantidades de químicos que habrá que agregar. La razón para no necesitar dichos insumos es que si el ecosistema no ha sido perturbado puede producir sus propios alimentos utilizando lo mismo que el terreno produce, o sea la paja, una vez que se retira el grano. Esto siempre que sea alternado en un patrón natural, donde se siembre algo diferente del cultivo que se ha cosechado, para evitar que plagas u hongos del cultivo cosechado pudieran atacar al nuevo cultivo. Ésto, además se realiza porque lo que se siembre debe ser acorde a su temporada, y no se siembra lo mismo en primavera-verano que en otoño-invierno.
  • No deshierbar mediante uso de herbicidas, ya que las hierbas forman parte de ese ecosistema y provee algunas funciones que pueden ser hábitat, atracción de insectos benéficos o no, biodiversidad. El usar herbicidas mata a gran parte del ecosistema. Si se mantiene una cobertura vegetal, tanto viva como la paja, se evita la proliferación exagerada de otras plantas diferentes de nuestro cultivo, pero aún así no se eliminan a esas otras plantas totalmente.
  • No dependencia de los productos químicos, ya que al aplicar químicos se van debilitando las plantas y obligan a realizar trabajos que serían innecesarios de permitir a la naturaleza recobrar su equilibrio y volver a establecer sus patrones de control y crecimiento naturales.

Estos principios requieren tiempo para que el ecosistema se restablezca cuando ya ha sido destruido o deteriorado por prácticas equivocadas.

También explica como proteger la semilla que se sembrará cuando aún no se ha segado la cosecha anterior, para evitar que sea comida por pájaros o ratones, elaborando bolitas de arcilla que la protegen hasta el momento en que está lista para germinar, ya que el método que emplea para la siembra es al voleo, y cómo ese ligero traslape entre la siembra y la cosecha la protege.

En cuanto a la siembre de árboles, comenta que si uno introduce una práctica que genere un disturbio en el desarrollo normal del árbol, tal como la poda, no puede dejarlo para que se arregle solo, ya que ese disturbio causará mayores problemas, y que al utilizar los espacios entre los árboles para la siembra de hortalizas en un patrón de tiempo adecuado le permite cosechar alimentos sin drenar el suelo de nutrientes.

Menciona que si se retomara la agricultura de subsistencia significaría una mejora sustancial en la vida del campesino, que tendría alimentos adecuados a su clima y zona, y por lo tanto adecuados a las necesidades de su cuerpo, con mucho menos trabajo y por supuesto, menos gastos. Comenta que una parcela de 0.5 ha. puede alimentar a una familia de 5 personas con los alimentos adecuados al lugar.

Los problemas que se tienen en la alimentación y en el campo en Japón (y yo agrego que en todo el mundo) se deben a que los valores que se promueven son siempre hacia las apariencias más que hacia la calidad nutricional de los productos y que mientras estos valores -que están respaldados por el dinero que se puede extraer de la actividad agrícola a costa del trabajo del campesino y de la salud de la población en general- no cambien, seguirá esta forma de producir alimentos dictada por los grandes capitales.

OPINIÓN

Considero que lo expuesto por Masanubo Fukuoka está muy fundamentado y se puede fácilmente comprender si uno observa que la naturaleza lleva millones de años en este planeta generando vida, sin necesidad de los “cuidados” que el hombre aplica. Los métodos que el hombre aplica son incorrectos especialmente cuando los motivos detrás de la aplicación de dichos métodos son meramente económicos y no una preocupación por la alimentación o el bienestar de la población.

Respecto a sus planteamientos filosóficos, me hace mucho sentido especialmente porque, en lo personal, considero que la supuesta “inteligencia” del hombre es un factor que le complica la existencia mucho más que facilitársela. Lo digo sin sarcasmo o ironía, sino como el resultado de las observaciones de las soluciones a las que usualmente llegamos los humanos cuando encontramos un problema y pretendemos resolverlo. Es fácil llegar a tener esta impresión cuando uno observa como es la naturaleza cuando el hombre no está, como funcionan los demás animales y como se interrelacionan entre ellos y con su entorno, y compara lo que resulta cuando el humano aparece, y con su “inteligencia” empieza a modificar su entorno. De lugares donde el ecosistema opera correctamente, se convierte en un muladar, o supuestas soluciones causan problemas gigantescos, como el uso de energía nuclear o plásticos. Recientemente hubo mucha presión porque las bolsas de supermercado no eran degradables y durarían muchísimos años en el ambiente y la solución que se aplicó a dicho problema fue que ahora son oxo-degradables o lúmino-degradables, pero ésto, en lugar de solucionar el problema, está causando uno muchísimo mayor, ya que en ninguno de esos caso, la bolsa es biodegradable, sino que únicamente se descompone en pedazos cada vez más pequeños que son comidos por organismos cada vez más pequeños. Recientemene vi un video al microscopio mostrando como bacterias estaban comiendo plástico en lugar de sustancias vivas, lo que traslada el problema hasta los niveles más iniciales en la cadena alimenticia. Cuando las bacterias mueren por comer plástico en lugar de las sustancias que las alimentan, empieza a descomponerse todo el ciclo. Es muy complicado que se pueda resolver cómo eliminar millones de partículas microscópicas del suelo, aire y agua.

Como esto hay miles de ejemplos, y considero que las causas de estos problemas son: la certeza que tiene el hombre en que es inteligente y su corto periodo de vida, que no le permite entender procesos que van más allá del tiempo en que el pasa en la tierra, de manera que sus soluciones solo ven unos cuantos años adelante, que en tiempos geológicos no significan nada.

En realidad no considero que todos los errores que la humanidad comete serán gran problema para el planeta, ya que la tierra tiene la capacidad de resolver todo ésto, ya sea extinguiendo y creando nuevas especies o en un proceso donde no haya vida animal, que ya ha sucedido en la tierra y que no significa que la tierra morirá sino que simplemente estará en otro ciclo o en otra parte del ciclo. Pero el humano no se da cuenta que sus acciones en realidad lo afectan a él y a su posibilidad de seguir en este planeta.

Y creo que este pensamiento es algo similar a lo que el autor expresa cuando menciona que absolutamente nada importa y que el hombre no es capaz de conocer nada.

Porque este alejamiento de la naturaleza cada vez le permite percibir menos, todas las lecciones o mensajes sutiles que el medio ambiente envía, para indicarnos, como a cualquier otro animal, cuando las condiciones están cambiando de manera peligrosa para qu se activen los mecanismos naturales que todo animal posee para su supervivencia. Ante el peligro, como un terremoto, incendio, tsunami, etc, los animales perciben con anterioridad y actúan para salvarse. El hombre no los percibe y cuando busca salvarse lo hace confiando en sus propias estructuras más que en lo que la naturaleza provee.

Así que también creo que el objetivo de la vida en la tierra es aprender a vivir a pesar de todas las presiones existentes. No es algo sencillo, casi nadie lo logra, pero se puede intentar en cualquiera que sea nuestra situación. Eso implica tal vez la verdadera inteligencia de entender que no sólo no somos un animal superior a otros, sino más bien somos bastante limitados y podríamos aprender mucho de esos otros animales que habitan en la tierra.

Por: Es fácil ser Verde

Más artículos...

  1. Diseña un bosque comestible
27
Feb
Gaia Cultiva Educación Ambental
-
Los Laureles, Tlayacapan, Mor.

27
Feb
Gaia Cultiva Educación Ambental
-
Los Laureles, Tlayacapan, Mor.

27
Feb
Centro Cultural Xitle
-
El Rosario, CDMéx.

27
Feb
Rancho Uha
-
San Luis de la Paz, Gto.

27
Feb
Col. El Retoño,CDMéx

27
Feb
El Colegio De La Frontera Nte
-
Coyoacán, CDMéx

27
Feb
Aula Magna AAM, Escuela Nacional de Estudios Superiores, UNAM Campus Morelia
-
Morelia, Michoacán

27
Feb
Jadineras de Lerdo y Mosqueta
-
Col. Guerrero, CDMéx

01
Mar
Museo Tamayo y otras sedes
-
Ciudad de México

01
Mar
Huerto De Los Niños
-
Ciudad de México

01
Mar
La Salud Interior
-
Ciudad de México

02
Mar
NëëmääTuu Rancho-Espacio
-
Alotepec Mixe, Oax.

03
Mar
Granja Los Eucaliptos
-
El Salto, Jalisco

03
Mar
Centro Cultural San Ángel y Plaza San Jacinto
-
San Angel, CDMéx.

03
Mar
Naucalpan de Juárez, Edo. Méx

03
Mar
Tierra Paraíso
-
Huimilpan, Querétaro