Proyecto de sustentabilidad armónica

En la sierra de Oaxaca tenemos nuestra pequeña comunidad dentro del municipio de San Sebastian Río Hondo. Ecovillananda, el nombre de nuestra ecoaldea, significa “Lugar ecológico y autosustentable de alegría, dicha, plenitud y autorrealización”.

Nació de fusionar el sueño de regresar a la tierra con unidad, con el que vibramos diferentes ciudadanos del mundo que trabajamos por co crear un planeta armónico y sustentable. Gracias a la heterogeneidad de nuestro pequeño grupo podemos intercambiar conocimientos básicos de siembra así como de comercio exterior, idioma ó tejido, artesanía ó meditación.

Somos consientes de nuestra participación dentro la sociedad y no peleamos contra el capitalismo. Nos atenemos a las leyes de nuestro país pero reconocemos la falta de una conciencia social. Promovemos auto sustentabilidad pero no nos queremos aislar. Respetamos cualquier medio de identificación interior y reconocemos creencias, religiones y demás necesidades personales de expresión espiritual pero nos enfocamos sencillamente en la unidad para interactuar. Buscamos y practicamos la trascendencia de necesidades implantadas pero no juzgamos el ritmo y proceso para lograrla. Decidimos llevar un mensaje al mundo con nuestros actos pero no dependemos de ser escuchados para comunicarlo. Expresamos nuestra pasión a través del servicio e invitamos a otros a “despertar para seguir soñando”.

Para todo esto desarrollamos sin reglas, ni estructuras o tiempos, diferentes proyectos con los que buscamos activar potenciales de unidad para nosotros y los demás miembros de la sociedad. A través de retiros o experiencias de yoga, bio construcción, siembra orguantica, permacultura, conservas de fruta y verdura orgánica, hospedaje en la ecoaldea, artesanía de lana e incienso enttre muchas cosas más. Comunicamos nuestro estilo de vida y enseñamos alternativas que susciten la conciencia y autorrealización del Ser para así promover una sociedad iluminada. Entendiéndose como tal a una sociedad en el camino constante del autoconocimiento a través de la evolución armónica.

Nos encontramos como humanidad en un momento en el que debemos hacer cambios importantes en nuestro estilo de vida. Los recursos naturales pueden agotarse y a menos de que algunos de los habitantes del planeta nos dediquemos a generarlos ó restaurarlos, haciendo de esta tarea nuestra pasión de vida, llegaremos al “punto cero” donde colapsará nuestra globalizada sociedad. No solo se trata de ecología sino de rescatar lo que verdaderamente enaltece al ser y sacar a relucir el verdadero potencial con el que venimos cargados como seres humanos, ojos del universo.

Hoy en día dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo al hacer y ganar dinero. El tiempo es nuestra percepción de la experiencia y que básicamente se desarrolla dentro de un automóvil, encerrados 8 horas en un edificio, estudiando cosas que nos harán obtener mejores puestos y gastando lo que hemos ganado para competir contra otros dentro de la escala de reconocimiento social. Todo esto crea la ilusión de que el poder que se asocia al dinero, es lo más importante a obtener en nuestra existencia. Termina siendo absurdo trabajar todo el mes para lograr satisfacciones cuando la satisfacción debería de lograrse al hacer lo que verdaderamente es nuestra pasión de vida sin importar cuánto dinero obtendremos de ello. Seguramente en muchos casos así es, en una minoría algunos sienten estar desarrollando su pasión de vida y son conscientes del impacto que tienen sus pasos sobre la vida de otros.

Este proyecto no propone la austeridad ni estigmatiza el dinero. No propone que el dinero sea malo y no juzga a quien su pasión es acumularlo. Solo reconoce que el sistema económico actual está en colapso y que en general nos está limitando como expresiones de vida que somos. Que si nos dedicamos a nuestras pasiones y expresamos sin presiones nuestras reales capacidades, produciremos más y simplificaremos la inevitable e enriquecedora necesidad de interactuar unos con los otros para desarrollarnos como sociedad consiente, trascendiendo la separación y concibiendo la unidad.

Con la intención de resaltar lo que hemos olvidado en el camino de la acumulación, comparación y separación, nace el proyecto “Ecosimía EVA” de Ecovillananda, como una propuesta de convivencia, abundancia y recreación de la “Economía” a la que actualmente pertenecemos. Con esto se buscará comercio alternativo con la finalidad de proponer un estilo de vida entre ciudadanos conscientes.

Sí el dinero aun es necesario para interactuar con el sistema social, volvámoslo entonces una consecuencia en nuestras vidas pero nunca más nuestra razón de ser y estar.

Esta analogía implica que al sentirnos separados del ecosistema, tendemos a olvidar la razón por la que hacemos las cosas. En nuestra sociedad vivimos bajo una presión de alcanzar cierto confort económico que en la mayoría de los casos nunca llega, para sentirnos en paz. Esta manera de vivir nos ha colocado en una posición de supervivencia y atrapados en rutinas estresantes vamos perdiendo la conciencia de experimentar. Hay toda una serie de ejemplos para describir y evidenciar cómo la economía separa al humano entre sí y de sí mismo, sin embargo al ser la mayoría de nosotros participes del sistema ecoNÓmico en alguna medida, no necesito señalar lo que ya sabemos que no funciona por lo que dedicaré más líneas en describir la ecoSImía.

Esta analogía hace unidad con el entorno por lo que la abundancia fluye entre quien la practica y la esencia de nuestra experimentación en la tierra es exaltada al dedicarnos a nuestra pasión de vida en lugar de a ganar dinero, así la abundancia fluye sin nuestros propios límites y el estrés es sustituido por la dicha y satisfacción de ser.

La pasión es trabajo y el trabajo es pasión.

La ecoSImía propone que nos dediquemos primordialmente a lo que nos apasiona pues la naturaleza es tan basta que múltiples formas de expresar tendrá, dando a todos la posibilidad de hacer y obtener lo que profundamente desea. Nadie espera del otro que haga, sea o se vea de cierta manera y escale hasta cierto lugar. Se reconoce que un ecosistema es inimaginablemente amplio y perfecto por lo que pretender controlarlo se vuelve lo contrario a tenerlo bajo control. Si todos están realmente felices con lo que obtienen al expresar su pasión y la comparten con su comunidad, tendremos los suficientes servicios y productos que necesitemos por el simple gozo de crearlos e intercambiarlos. La aventura nunca termina pues la libertad de acción se amplía. Esto le quita carga a lo que hacemos pues lo volvemos nuestro estilo de vida más no nuestro medio de sobrevivencia. Reestructurar toda nuestra energía dispersa, enfocarla en lo que ayuda a otros y nos hace plenos, retroalimentará el crecimiento acelerado individual y de nuestra sociedad formando un círculo virtuoso de abundancia y plenitud.

Disfruto al darte mi servicio o producto y eso es lo más valioso que obtengo de un intercambio.

Bajo el sistema ecoSÍmico los servicios y productos se entregan sin pedir a cambio una cantidad de dinero específica pues la pasión no se puede desglosar en costos. Lo que en la ecoNOmía es un precio y costo de producción, en la ecoSImía se vuelve una forma de expresión, así como un tiempo recreativo y de servicio a la comunidad a la que pertenezcas. De esta manera siempre nos sentimos productivos y útiles para los demás y eso se reflejará en la dicha de hacer lo que verdaderamente queremos así como en los resultados de nuestro personal y no comparable individual esfuerzo. Será evidente que mientras más demos a la sociedad, más productos y servicios tendremos a cambio, todos generados de nuestra satisfacción de Ser lo que hacemos y no depender de la falsa y momentánea satisfacción que nos da lo que compramos con el dinero que ganamos ó los ruidosos aplausos hacia logros comparativos que alcanzamos. Cuando nos conocemos podemos saber qué es lo que nos hace verdaderamente disfrutar, más allá de los sentidos. Poder dedicar nuestro tiempo a ello es vivir y ser quien somos. Logrado eso, no se necesita nada más y se derrama la abundancia que vibra a la velocidad de la plenitud que uno alcanza. Lo que en la ecoNOmía parece inalcanzable sin involucrar cálculos, tiempo y esfuerzo desequilibrado, en la ecoSImía cualquier deseo liberado de ego que tengamos será co creado instantáneamente.

Entrego mi producto a quien yo conozco ó a quien me recomiendan y comienzo una Ecosimia sin plazos.

Cuando se es parte de una ecosimía obtienes servicios y productos de todo uso a cambio de los tuyos sin importar su tamaño. Como nadie pide cantidades fijas o bienes específicos a cambio de lo que da, el libre comercio es una realidad que ofrece a todos la posibilidad de contar con lo que necesitan sin importar a qué dedicaron su pasión. El valor de las cosas es relativo a la necesidad que tengas de ellas. De esta manera se elimina la injusticia adquisitiva y podemos seguir siendo parte de la sociedad. Cuando todos van en el mismo carro, al final vale lo mismo una manzana que una cirugía de corazón abierto. Ambas actividades preservan la vida pues una alimenta y la otra prolonga por lo que no debería haber juicio en la desproporción de que el médico estudió y se desveló 15 años contra que el campesino cuidó 15 años sus árboles de manzana. En una ecoSImía ambos hicieron su pasión y el valor de los productos y servicios ya se liquidó. Finalmente la vida se auto equilibra pues recordemos que el médico no es el único que recibe manzanas. Cuando su músico favorito ó cuando la señora que arregla su carro no tengan sus manzanas de la semana porque no operaron al campesino, estarán descontentos y desatenderán su pasión de la que dependemos todos para subsistir en abundancia causando así el desequilibrio de toda la red ecoSImica que se formó. Los únicos intereses que puede tener un crédito ecoSÍmico podrían ser invitarte a seguir haciendo tu pasión para que la sociedad no pierda lo que tú le das. Si el campesino a partir de la operación, le lleva cada semana 10 manzanas al doctor en lugar de 5, bien por él, su flujo de abundancia crecerá.

Me dedico a producir o servir mejor y no pierdo energía en administrar las ganancias variables de mi pasión.

Cuando eliminamos con la ecoSImía el control de lo que producimos en función de ganancias monetarias, podemos hacer de cada día una oportunidad de mejorar nuestra particular pasión. No es preocupante qué ó cuánto vas a recibir por lo que entregaste a tus amigos y referidos. Si te pagan con dinero (opción válida hasta que desaparezca la economía) solo verás aportaciones en tu caja común sin saber quién te pago en esta ocasión y quién no. Toda la capacidad de producción será comerciada pues al no tener un precio establecido se podrá entregar sin limitaciones adquisitivas a todos tus amigos y referidos que son tus clientes fijos. Contando con que el valor de las cosas es relativo a la necesidad de la gente, se sabrá que lo poco o nada que paguen algunos por tus servicios o productos será compensando con lo mucho que pagarán otros por lo mismo. Así la necesidad de inventariar, contratar administradores, investigar mercados de compradores y demás actividades logísticas serán sustituidas por la producción constante de nuestro producto o la entrega masiva de nuestro servicio si es que eso está resaltando nuestra particular máxima expresión. El enfoque social se concentrará en que entre más conciencia en tu haber des a la vida que eres, retroalimentas y todo regresa triplicado.

Compito contra mí mismo y suelto la necesidad de acumular al no tener medios de comparación externos. Ilimito al Ser.

Comparar nuestros resultados solo funciona si es contra uno mismo. Lo que hace feliz a mi vecino le va bien a mi vecino porque yo estoy seguro de qué lo que hago es lo mejor que podría hacer. Lo que logran obtener otros es resultado de su pasión de vida y lo que obtengo yo es la alegría de servir con mi producto o servicio. Lo que recibo a cambio es siempre lo que necesito para seguir expresando mi pasión y quito mi atención de actividades destructivas que enaltecen los sentidos y distorsionan la intención de nuestros actos. Al enfocar nuestra atención en la comparación interna podemos conocernos en realidad y así caminar con seguridad hacia nuestra conquista personal con la certeza de que estamos obteniendo lo que necesitamos alcanzar y convirtiéndonos en los maestros de nuestra propia vida atemporal.

EVA - Plan de acción de Ecosimía

Cada día nos encontramos con más y más personas con la intención de comprometerse con el cambio social en la búsqueda de la armonía. Llegó el momento de darle acción a la conciencia que hemos venido madurando a diferentes ritmos pero hacia la misma dirección. Es ahora cuando debemos confiar en que hemos dado los pasos indicados para contar con que el siguiente escalón firme estará y sin el afán de comprobar, más únicamente con la conciencia de experimentar, abrir las alas hacia los inicios del intercambio de pasiones traducidas en servicios y bienes.

Comenzaremos la primera red de ecosimía en México conocida bajo ese nombre y los siguientes puntos serán las acciones que seguiremos para co crear una unidad comercial.

  1. Establecer contacto personal con diferentes amigos, referidos, familiares y demás posibles personas interesadas en cambiar paradigmas, en este caso de tipo comercial, económico, laboral y social.
  2. Promover un encuentro para conversar acerca de lo que es una ecoaldea y la necesidad de considerar opciones de alternativas energéticas, tecnologías ecológicas, sobre medios de autosustentabilidad e interacción social.
  3. Exponer a cerca de la ecosimía y la necesidad de regresar a un sistema simple de intercambio por lo absurdo e inoperante de nuestro sistema económico actual e invitar al prospecto a ser parte de este gran cambio que evidentemente se dará, inspirándolo a la búsqueda y realización de su pasión a través de un compromiso mutuo de poner nuestra intención de que así suceda.
  4. Presentar la variedad de alimentos y conservas orgánicas, artesanías 100% naturales y servicios con los que cuenta la ecoaldea e involucrar al prospecto en la comprensión de la pasión con la que vivimos al crearlos.
  5. Entregar la información de ecosimía en material impreso y explicar que con la entrega de nuestro producto o servicio, nosotros nos sentimos plenos siendo esa la razón de que ningún artículo tenga un precio asignado.
  6. Proponer el comienzo de una ecosimía sin plazos e inaugurarla con la entrega de la cantidad de productos que el prospecto considere necesarios para satisfacer sus deseos de comer buena fruta, prender fino incienso, hospedarse en la ecoaldea para descansar y aprender, vestir una abrigadora bufanda, disfrutar verdura fresca etc.
  7. Concientizar al prospecto de que la única manera de poder seguir trayendo nuestros productos "sin precio", es ofreciéndonos a cambio el resultante de su pasión. Si objetivamente se considera que su pasión no es intercambiable ò aun identificable, se presentará una alcancía para depositar la cantidad de dinero que dentro de su experiencia y particular percepción, vale lo que mensualmente obtendrá con nuestro intercambio de ideas, productos, energía, servicios y búsqueda en común de crear un mundo mejor.
  8. Hacer la anotación de que no gastamos energía en identificar cuanto pagan y que las cantidades son tan relativas que difícilmente se podría determinar qué corresponde a qué, por lo que simplemente nos vamos a dedicar durante el mes a preparar con amor y dedicación el producto, servicio, estado mental y vibracional con el que el ecoaldeano lo visitará.
  9. Agradecer por pertenecer a nuestra red de ecosimía e invitar nuevamente a buscar la manera de volver de su pasión el resultado de un producto ó servicio intercambiable para que cada día seamos más libres de manifestar nuestra máxima expresión sin muletillas superficiales.
  10. Dependiendo de la capacidad de atención y producción solicitar referidos pero siempre invitar a que comuniquen esta nueva forma de comerciar y promuevan la unidad.

Es así como “Ecosimía EVA” pretende abordar el cambio al que nos enfrentamos y propone motivar a más comunidades e individuos a diseñar, crear, manifestar e implantar diferentes métodos de “regresar a la tierra con unidad”. En los próximos "llamados" les platicaré las reacciones y disposición de los primeros contactados para participar en la red. Gracias como siempre por sus comentarios y seguiré respondiendo rápidamente.

Fuente: Osvaldho Hosornio / Ecovillananda

17
Ago
Rancho Uha
-
San Luis de la Paz, Gto.

17
Ago
Col. El Retoño,CDMéx

17
Ago
Amatlán de Quetzalcóatl, Mor.

17
Ago
San Padro Pochutla, Oax.

17
Ago
Rancho El Pardo
-
Tlaxco, Tlaxcala

17
Ago
Ollin Psique Programas Terapéuticos
-
San Francisco Coacalco, Edo. de Méx.

19
Ago
Vía Orgánica
-
San Miguel de Allende, Guanajuato

19
Ago
Xochimilco, CDMéx.

19
Ago
100% Natural
-
Cuernavaca, Morelos

19
Ago
ADN Coworking
-
Vértiz Narvarte, CDMéx

19
Ago
Amatlán de Quetzalcóatl, Mor.

19
Ago
Colectivo La Tiendita Cuernavaca
-
Cuernavaca, Mor.

19
Ago
Entrada de Ingeniería y la entrada del Hábitat de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí
-
San Luis Potosí

19
Ago
El Ingenio Arte y Ecología
-
Narvarte, CDMéx

19
Ago
Playa del Carmen, Q. Roo

19
Ago
Naucalpan de Juárez