Viviendo de la manera difícil

Todo este año me he preguntado ¿por qué hacemos la cosas de la manera difícil? Seguramente es mucho más fácil obtener un trabajo de 9 a 6, manejar un carro nuevo, tener una casa bonita, comprar toda nuestra comida en el supermercado y, en resumidas cuentas, tener una "vida normal". Para hacerlo de esa manera, es necesario estar cómodo con las hipotecas, los créditos para el auto, las tarjetas de crédito. Pero todo el mundo lo hace así ¿no es cierto? ¿Por qué nosotros no?

Es una propuesta atractiva para cualquiera que está luchando para llegar al fin de la quincena viviendo el sueño de la Permacultura. Entiendo perfectamente por qué alertamos a nuestros estudiantes sobre "El divorcio por causa de la permacultura", y estoy segura que un gran número de personas recuncian a este sueño después de algunos años de vivirlo.

Cuando crecí, mis padres querían que yo tuviera todo lo que ellos no tuvieron. Ellos vivieron en la época de la Segunda Guerra Mundial y se esforzaron porque nunca tuviera el estómago vacío, lo que es entendible y apreciado.

Durante los últimos 30 a 40 años he observado como el materialismo ha escalado hasta convertirse en la enfermedad social que es ahora. El problema es que nosotros como padres, no podremos ofrecerle a nuestros hijos un futuro mejor que el que nosotros tuvimos a menos que cambiemos drásticamente. Se dice que hoy en día los niños no vivirán más años que sus padres. El mundo está más enfermos, contaminado y los recursos más escasos. ¿Cuál es el futuro que nuestros hijos tendrán?

De acuerdo al nivel de consumo, cada persona en el mundo occidental tiene un promedio de entre 100 a 150 esclavos trabajando para é, en la forma de combustible fósil. Y eso sin contar a los trabajadores mal pagados en los países de 3er. mundo que producen todas nuestras "cosas", quienes prácticamente son también esclavos por la raquítica paga que reciben por su trabajo. En la sociedad occidental sentimos que nos lo merecemos, nos sentimos cómodos con el hecho de que cuando movemos algún interruptor, algo prenderá o funcionará.

Básicamente, todos somos esclavistas, y entre más cosas tenemos y más consumimos, más esclavos tenemos trabajando para nosotros. Hasta el hecho de comprar comida y no saber de dónde proviene es un acto de esclavitud, ya sea a través del trabajo barato de campesinos o indirectamente a través del consumo de combustibles fósiles.

¿Y qué tiene esto que ver con nosotros "viviendo de la manera difícil? No es nada sencillo liberar a tus esclavos y hacer tu propio gas para cocinar, o colectar tu propia leña para usar en una estufa eficiente o para calentar agua, en lugar de solo mover una llave. No es fácil cuidar animales y crear suelo fértil sin agregar insumos externos. No es fácil sembrar tu propia comida en tu propia tierra, guardar semillas para asegurar la cosecha del año venidero, en una sucesión. No es fácil construir tu propia casa, batallando con el clima mientras aún está en proceso la construcción, acarreando agua para lavarlos trastes. Y definitivamente no es fácil generar dinero para cubrir las cuentas mientras eres fiel a tus principios. Desafortunadamente en este mundo actual siempre hay algo que tiene que ser comprado con dinero.

Así es que ¿por qué hacerlo? ¿Por qué vivir de la manera difícil, paleando desperdicios todos los días, lidiando con animales que mueren a pesar de tus mayores esfuerzos, perdiendo tus cosechas debido a los erráticos patrones del clima, viviendo en una casa sin terminar y una multitud de otros detalles?

Porque creemos que somos capaces de hacer un cambio. Creemos en enseñar con el ejemplo. En que la vida simple y la Permacultura son la respuesta a muchos de los problemas actuales. Creemos que si quieres sustentabilidad, debes empezar por ti mismo. Y que podemos inspirar a otros al hacer lo que hacemos. Es difícil mantener tus creencias y vivir de acuerdo a ellas, pero estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo y continuaremos haciéndolo con la esperanza de que el mundo llegará al punto de inflexión en la consciencia y muchos más lo considerarán. Ese día será el día en que podremos aspirar a que nuestros hijos tendrán un futuro mejor, otra vez.

Zaia Kendal creció en una familia de músicos holandeses y tiene experiencia en deportes de alto nivel y desarrollo y diseño de sitios web. Es co-fundadora de el Instituto de Investigación en Permacultura de Luganville y el de Sunshine Coast, junto con Tom Kendall, y maneja la parte administrativa y mantenimiento web, escribe artículos, edita videos y organiza las labores de la cocina.  Ha estudiado nutrición por más de 20 años, es una miembro certificado del Instituto de Terapistas Complementatrios y es consultora de vida holística.

Por: Zaia Kendall